Síguenos

¡Psst! ¿Sabes qué? Para participar de los Servicios y la Comunidad debes registrarte. ¡Regístrate ya! o  Inicia sesión

Los Dreadlocks

El mundo se vuelve rasta. Poco a poco, y sin darnos cuenta, cada vez somo más los conscientes.
No todo dread es rasta, ni todo rasta usa dreads.

Y luego... ¿qué , cómo, cuándo, por qué, con quién?

Posterior al inicio del fenómeno conocido como Globalización los dreadlocks, también llamados rastas, dreads, o locks, se han popularizado en todo el mundo principalmente por la influencia del Movimiento Rastafari e importantes congéneres de la música reggae, como Bob Marley & The Wailers. A continuación, un poco de historia universal sobre los dreadlocks.

No todo dread es rasta, ni todo rasta usa dreads.

Los dreadlocks son el estandarte de los rastas, concepto acuñado a aquelos que creen y practican la religión Rastafari, de la cual encontrarás más detalles en este artículo. Son el resultado de dividir la cabellera y enredar cada mechón de cabello, o bien, de no cepillarse el cabello. En la antigüedad eran temidos por su apariencia que engrandece al portador y demarcaban un status jerárquico social. Hoy, adquieren infinitos significados.

Significado del concepto: dreadlocks

El concepto “Dreadlocks”, a priori escrito con minúscula debido a su referencia impersonal al objeto y escrito con mayúsculas en un abuso de técnicas de redacción web, deriva de la composición de dos palabras de inglés referentes a los primeros grupos humanos en usar este tipo de cabellera.

Primero, “dread” que significa “temor”, y segundo, “locks”, que significa “enredados”, adquieren su significado al momento de crear este concepto que se refiere al tipo de cabello usado, en tiempos de su descubrimiento global, por su esencia rastafari y por su representación en antiguas tribus y sociedades.

Los dreadlocks son el peinado, cada dreadlock es cada tubo de cabello, y rasta es el ser, la persona religiosa. Por eso Yo & Yo (del término “I and I”, que indica la unidad del hombre con Jah, Dios de los Rastafaris) recita “No todo dreadlock es rasta ni todo rasta es un dreadlock".

Si bien este peculiar peinado es mal visto e incluso considerado una aberración en pleno siglo XXI, tiene un significado mucho más grande para otros; espiritualmente hablando, claro.

Para un Rasta, llevar dreadlocks es tener “La melena del león de Juda”, un claro símbolo de pureza, de rechazo a toda forma de violencia y de lucha y rebeldía contra el sistema: Babilonia. Su cabello es tan sagrado que suelen tener sus cabellos cubiertos y protegidos con boinas llamadas “tam”, las cuales pueden cubrir todos sus dreads.

¿No que se les dice “rastas”?

Sin embargo, el término “rastas” para llamar a este peinado es completamente erróneo. No solo los rastafaris, sino también otros grupos étnicos y ancestrales son portadores de estos “tubos” de pelos enredados que forman un peinado.

La influencia Marley y el movimiento hippie

Es debido a la gestación del rastafarismo en la localidad de Trenchtown, Jamaica, y al ápice profesional de la banda música Bob Marley & The Wailers, que el modismo nativo rasta se difundiera en el mundo como el adjetivo de los dreadlocks y que los dreadlocks se hayan hechos conocidos. ¿Por qué? Desde los inicios del rastafarismo fueron un grupo religioso creciente en seguidores y en cultura. Desarrollaron un género musical propio, el reggae, hoy interpretado y escuchado tanto por creyentes como no creyentes. Allí nació Bob, quien quizás por su carismática actuación en vivo y un rostro poco frecuente entre los jamaiquinos que destacó por sobre los otros miembros de la banda. Coincidentemente es esta época junto al surgimiento del movimiento hippie que el peinado llegó a varios rincones del planeta.

Otros antecedentes

Existen mitos muy comunes. Que los dreadlocks son nido de liendres, piojos, pulgas, arañas, suciedad y mal olor. Sin embargo, la higiene y estética del dread dependen únicamente de los hábitos del portador. Su confección solo requiere evitar cortar y cepillar el cabello, y deja a criterio personal el lavado. Contrario a la creencia popular, no se hacen con químicos ni pegamentos. Crecen naturalmente.

Pero los rastafaris no fueron los primeros, tal como hemos dicho, en tener dreadlocks. Los primeros registros de portadores de dreadlocks se remontan al África oriental y algunas partes del Norte de África. Los masai (en la fas fotos) –pertenecientes a las regiones del norte de Tanzania y sur de Kenia– llevan rastas con un tinte de color rojo extraído de la tierra. Se desconoce el cuándo inició esta tradición.

También en el Antiguo Egipto hubo ejemplos presentes en bajos relieves de su arquitectura, en estatuas y otros artefactos. También han sido encontrados restos momificados con dreadlocks, así como pelucas con dreadlocks. Sí, Tutankamón también tuvo dreadlocks, aún conservados hasta hoy.

Los griegos, pueblos del océano Pacífico, el pueblo Naga y varios grupos de Ascentistas en varias grandes religiones a veces han usado su pelo enredad, incluidos los monjes de la Iglesia Ortodoxa Etíope Tewahedo, los Nazeros del Judaísmo, Qalandari Sufies los sadhus del hinduimos y el Deviche del Islam, entre otros. Los primeros cristianos a veces los portaban también. Se destacan las descripciones de Santiago el Justo, el primer obispo de Jerusalén, que usaba “rastas” hasta sus tobillos.

No es sino hasta aproximadamente la década de los ‘80s cuando una cantidad considerable de personas no rastafaris usaran dread como moda, gusto, o significado propio, y ésta no ha parado de crecer. Es por ello que es muy común encontrarse con este tipo de peinado en casi cualquier parte del mundo.

El mundo se vuelve rasta. Poco a poco, y sin darnos cuenta, cada vez somos más los conscientes.

Hoy por hoy también han sido llamados trenzas, posiblemente porque una técnica muy usada para usar dreads consiste en trenzar el cabello para luego enredar. Más aún, no son una trenza, ni siquiera un tipo de trenza. Los dreadlocks son tubos de cabello enredado y sellado naturalmente con el cuidado y tiempo suficiente, pero no son trenzas.

Los dreadlocks son simplemente increíbles

Opinión de Santiago Chiong Publica tu opinión aquí

Los primeros años que tuve dreadlocks, nunca fueron más de cinco y siempre debajo de la nuca por reglas de estudiante secundario, pero todos esos me los hizo un peluquero. El año que ingresé a la universidad decidí hacer toda mi cabeza dreadlocks, pero hechos por mí. Hasta hoy los cuido yo mismo y estoy bastante satisfecho con los resultados. No hay mejor peluquero que uno mismo, porque cada cabellera tiene un comportamiento y cuidado distinto cuando se hace dread. Además, cuando ya crecen lo suficiente, puedes hacer muchos peinados. Son dóciles, cualquier tipo de cabello puede hacerse dread, son increíbles.

Por lo pronto, espero que este sitio web permita a cualquier persona aprender a confeccionar y cuidar sus propios dreadlocks.

Panel de Usuario

Usa tu red social favorita para registrarte o iniciar sesión:

¿Cuántos nos visitan?

Hoy
Ayer
Esta semana
Semana anterior
Este mes
Mes anterior
Total
57
118
615
101783
5458
4927
103508